Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Indignaciones’ Category

Después de un montón de tiempo sin escribir, vamos a retomar la actividad, porque escribir siempre reconforta, obliga a buscar explicaciones a las cosas y siempre es bueno compartirlas y discutirlas. Ese sigue siendo el objetivo de este blog, no lo olvidéis.

Recientemente he hecho un viaje a Londres. Conocía la ciudad, pero en este caso he estado 15 días recibiendo unas clases de inmersión de inglés por las mañanas y por las tardes había que aprovechar para exprimir la ciudad al máximo. Recomiendo la experiencia y este tipo de turismo combinado a todo el mundo, y más cuando el inglés es algo tan básico y tan penoso en España. Quería hacer unas reflexiones después de este viaje:

  • Go and return. El transporte es de por sí caro en Londres. Hay que estar avispado e informado para no tirar el dinero innecesariamente. Lo mejor es comprar una tarjeta ya sea travelcard o oyster. Pero lo que me motiva a escribir aquí es que soy incapaz de comprender cómo es posible que un billete de ida y vuelta pueda costar menos que uno de sólo ida. Quería desde London Liverpool Street hasta Stansted Airport, salía por 20 libras, mientras que el de ida y vuelta sólo 15. Supongo que será una manera de sacar más dinero, ya que quizás la ruta del aeropuerto es casi siempre de sólo ida, pero… ¿no es un poco sin sentido? Debería haber un cartel: “compre billete ida y vuelta cuando quiera sólo ida, es más barato”…
  • Accommodation. No sé cómo funcionarán otras residencias de estudiantes, pero en la Donald Hunter House no pidáis dormir en una misma habitación más de una persona porque no es posible por motivos de seguridad. A primera vista dices, vale, no es del todo raro que tengan reglas, te adaptas y ya está. Todas las habitaciones son individuales, ya sean grandes o pequeñas, y todas valían lo mismo. Mi mujer y yo teníamos dos habitaciones individuales cada uno y había una habitación de las grandes al lado, completamente vacía. Lo que hicieron por lo bajinis es recomendarnos mover las dos camas a una misma habitación, pero claro, apenas quedaba espacio. Cuando planteamos cambiar una de las dos habitaciones por la otra más grande y mover allí la otra cama, la respuesta fue “no es posible cambiar de habitación a no ser que algo no funcione, esté sucio o haya problemas con los compañeros de los lados, es por motivos de seguridad”. Incomprensible…
  • Inglés en España. ¡¡Arriba los subtítulos y los profesores motivados!! Todos sabemos el nivel penoso que hay en España de forma habitual. La clase de inglés ha sido siempre una de las menos importantes y en las que el profesor pasaba de enseñar cosas interesantes, solo seguir el libro, hacer unos poquitos de ejercicios y ale, para casa. ¿Que hace que en otros países esto sea diferente? Hablando en las clases con rusos, italianos, rumanos, turcos…, ellos ven inglés desde que nacen, en la tele, en las pelis, en muchos sitios en la calle. Y los profesores y la sociedad en general son conscientes de su importancia. Lo maman. Y casi sin enterarte, lo tienes. ¿Algún día cambiará esto en España? Y nosotros discutiendo que si el catalán, que si el gallego… Otro sin sentido, ¿pero no es comunicarse lo más importante del lenguaje? Ese empeño por hacer las cosas más difíciles… ¿o es que cuando vayas a China vas a seguir hablando en bable porque naciste en las montañas y es tu cultura? Ah, que si fuera al revés es el chino el que debe aprender bable, muy bien, pero… ¿a que si fuera un proveedor de tu empresa buscariais un idioma intermedio para entenderos y olvidariais todo lo demás? A eso voy, el idioma está para comunicarse, qué poco me gusta todo lo que rodea este tema en estos nuestros días que nos ha tocado vivir.
  • Ryanair . Definitivamente, penoso. Vale, es más barato en muchos casos, pero la desinformación es total y la incertidumbre que te genera es muy grande. Cuando el 80% del embarque está ya realizado y la gente en sus sitios, hacen bajar a todos y se retrasa el vuelo una hora. Ninguna explicación. Al llegar a Barajas pregunto en Aena y me atiende un negrito muy majete, diciéndome “buah, de Ryanair olvídate de recibir indemnización alguna, esos se saltan las reglas a su antojo, puedes reclamar pero te digo por experiencia que no vas a sacar nada”. Además, la última vez que utilicé esta compañía me fijé según embarcaba en que el piloto tenía gafas, lo cual me lleva a pensar que quizás en el gremio es la que recoge todo lo que no quieren el resto de compañías. Quién sabe, pero… no desencaja del todo, ¿no?
  • Firma en las tarjetas de crédito. Pagué en todos los sitios con tarjeta de crédito, es lo más cómodo y no tiene comisión, al menos en mi banco. Bueno, pues allí me veo siempre mi tarjeta y mi DNI, para que comprueben el titular, como en España, y como es lógico. Pues lo extraño es que el DNI les daba igual y se fijaban en que en el dorso de la tarjeta hubiera una firma. Si no hay firma, no la admiten, porque no piden el DNI (al final les explicabas qué era eso del DNI y todos tragaron excepto en una librería en Oxford). Pero si es que la tarjeta la puede firmar cualquiera, señora! Qué te asegura que tenga un borratajo hecho ahí detrás?? Y ya con eso te quedas tranquilo? No lo entiendo…
  • Vivir en España. Los españoles somos vistos desde fuera como gente positiva, con ganas de hacer cosas, emprendedores, muy formados, y muy divertidos. Yo conozco a mucha gente así, pero todos sabemos que hay de todo en todos los lados. Sin embargo, cuando vuelves, siempre tengo la sensación de que en España se vive realmente bien. Esa es la grandeza de viajar, abre la mente, ves las cosas de otra forma y confirmas tu vida o te replanteas el siguiente paso. Me gustan las sociedades civilizadas y la inglesa es una de ellas. Cada día del viaje pensaba en tres o cuatro situaciones en las que en España hubiera sido de forma totalmente diferente: respeto en las horas punta en el metro, respeto con la inmigración ya que está completamente integrada, respeto en el tráfico, en la calle… Respeto en la convivencia, qué importante y qué diferente es en España. Nos llevan unos cuantos años de ventaja…
  • Aquí también hay sin sentidos, y muchos! El último fue el otro día. Compré un artículo deportivo en el sótano del Corte Inglés y luego subi al hipercor. Bien, pues a la entrada del hipercor me hicieron precintar la bolsa que había adquirido 5 minutos antes en el mismo establecimiento. Dices, bueno, es para que no me lleve nada dentro (y las señoras en sus bolsos?), o para que no contamine la comida (yo qué sé…). Vale. Pero es que lo más gracioso es que la persona que me lo precintó lo hizo a medias, y a los 10 segundos la bolsita se había roto y es como si no se hubiera hecho nada. De verdad es tan importante? Qué es lo que querían evitar? Y si es importante, por qué no aseguran que se cumpla de verdad??

Con esto, algunas cositas para que discutamos. Pronto, más. Que no faltan. Lo único que falta es el tiempo.

Read Full Post »

Satan Claus nos requiere para demostrar a nuestros seres queridos nuestro amor con dinero La Navidad en la religión cristiana recuerda el nacimiento de Jesús en Belén. En la religión consumista se recuerda insistentemente y por todos los medios que como Jesús ha nacido y vienen los Reyes a verle, el mortal debe rascarse el bolsillo un poco más todavía para finalizar el año. Los reyes, el papá noel, el tió catalán, el amigo invisible y todos los personajes de esta época del año, todos vienen al pe$ebre de nuestros bolsillos sin que puedas evitarlo fácilmente, tal y como nos indica Satan Claus en la imagen: “quiero que gastes mucho para demostrar que amas a tu familia“. En esta secta, a la que pertenecemos la mayoría, el individuo es
libre de comprar en un principio, pero la presión social limita su libertad, de forma que si regalas cosas a los que te rodean, consigues pasar unas buenas fiestas. Porque es lo que hay que hacer. Porque es lo que hace todo el mundo. Porque es muy triste si no se hace, si no se está con tus seres queridos y no les demuestras tu cariño y admiración con tu bolsillo más ligero. Porque es Navidad. Aunque no necesiten esos regalos y la mitad de ellos no recuerde el año siguiente qué les regalaste.

Uy, pero con regalar cosas no basta. Un buen creyente debe cebarse cuando se junta con la familia, emborracharse cuando sale con los amigos y debe exigir en sus numerosos banquetes un abundante menú del que luego ha de tirarse la mitad para demostrar que la fiesta ha sido bien celebrada. Si no, es muy triste la Navidad. Pero lo más triste es que la Navidad la hacemos todos y cada uno de nosotros, año tras año. Pero, si fueramos menos borregos y más responsables a nivel individual, ¿cambiaría algo? ¿O es que por la cultura de los tiempos en los que nos ha tocado vivir, tenemos que acatarlo y participar sin rechistar? No es un asunto sencillo, pero desde luego dista un abismo de la idea inicial.

Read Full Post »

Plaxo y sus amigos... Antes, bastaba con tener una libreta en casa para guardar todos los teléfonos en un único sitio. Ahora, en la era de Internet, en la era de la comunicación online y de los servicios telemáticos, tener varias libretas de direcciones es habitual. Sólo hay que buscar
en cualquier repositorio online de software con las palabras “libreta de direcciones” o “contacts management“, y aparecen cientos de programas que se encargan de gestionar este tipo de datos. Así, la cantidad de direcciones de email que llegan a unas y a otras cuentas es muy heterogénea, a veces están repetidas, a veces no, a veces son amigos, a veces son compañeros de trabajo, a veces gente que no sabes quién es… A los borregos desordenados a veces nos llega el momento de empezar a ordenar nuestras vidas online, y gracias a Dios, está todo inventado y no hay que hacer las cosas a mano. De eso trata esta entrada.

Comienza la historiaTienes una cuenta de correo en hotmail, la más antigua de las que tienes, que mantienes por el messenger y porque hay gente que aún escribe ahí por más que se lo adviertes. Otra en gmail, mucho más ágil y del papá Google, que amistosamente, sigilosamente y por méritos propios se ha colado en nuestras vidas, llegando a ser casi imprescindible en el día a día (y el futuro promete, con su sistema operativo móvil), aunque su gigantismo da miedo, recordando a los monopolios de Micro$oft. Y claro, luego tienes la cuenta del trabajo. Y la del anterior trabajo. Y aquella que hiciste de guarripeich para darla en las webs que necesitan registro, desde donde probablemente manden publicidad y algo de spam. Y la otra que…

La historia ha terminado

Éste es mi deseo: “quiero una herramienta gratuita que me capture todos los contactos de todas las cuentas de correo que utilizo, estén éstos en las libretas de direcciones o no, los agregue, gestione los duplicados y si modifico algún contacto en alguna de esas cuentas en algún momento, que se sincronice todo adecuadamente sin yo hacer nada. Todo ello, con el objetivo de tener un único lugar donde figuren todos mis contactos, ordenados, seguros, sin perder ninguno, y que pueda importarlo, exportarlo y tenerlo disponible donde quiera que vaya y en cualquier momento”. Veamos las alternativas:

1. Solución TAM (Todo A Mano). Consiste en exportar todos los contactos de todas las cuentas de correo, a un formato conocido, por ejemplo, CSV, unificarlos en un único fichero y actualizarlo periódicamente, comprobando cuáles faltan y cuáles están repetidos, todo ello manualmente.

Cosas a favor:

  • Dispones de la información en formato estándar.
  • Controlas el fichero totalmente y eres responsable de él por completo.

Inconvenientes:

  • El formato CSV que exportan hotmail, gmail, yahoo, outlook, etc. es diferente en cada caso, ya que tiene campos diferentes y en diferente orden (basta con hacer una comparación visual). Además, sus columnas están en diferentes idiomas. En estas circunstancias, es necesario manejar cada uno de los ficheros y convertir a mano cada campo en un CSV “estándar” y monolingüe, que contenga todos los contactos homogeneizados (como la leche, jeje), para luego poder importarlo de nuevo o guardarlo hasta la próxima actualización.
  • No se controlan los duplicados de forma automática, sino que eres tú el responsable de que alguno esté repetido.

2. Solución TEN (Todo En Uno). Consiste en gestionar todas las cuentas desde un mismo gestor de correo. O lo que es lo mismo, desde tu outlook, thunderbird o similar, leer tus webmail (gmail, hotmail, yahoo…) y todas las cuentas de correo que tienes, independientemente del protocolo que utilicen.

Pros:

  • Todo está en un único sitio, incluidos tus contactos, que es lo que interesa en este momento.
  • Puedes ir creando tu libreta de direcciones a mano de forma progresiva según examines tus correos “multiorigen”.

Contras:

  • Se mezclan ámbitos, lo personal con lo profesional, las cosas serias con las menos serias…
  • Hay que añadir a mano cada contacto a la libreta de direcciones.
  • El formato que se permite exportar puede dar problemas al importarlo en otros gestores o webmails, por las mismas razones que en la solución TAM.

También se podrían migrar los datos a una única cuenta de correo web. El caso más común es pasar todo a Gmail, a mano, siguiendo las directrices oficiales, con un método particular,  o con Outlook Express como intermediario. Sin embargo, los problemas de formatos vuelven a hacerse notar, obteniendo contactos con direcciones en blanco con frecuencia, tras la importación. Otro ejemplo más puede ser Yahoo, que importa todo tipo de formato perfectamente, pero no guarda todos los campos. Concretamente, no importa las direcciones de correo electrónico si son de tipo EXCHANGE.

3. Solución TO (Todo Online): gestores de contactos online.

  • Keepm
    Da una buena impresión por ser sencillo e ir al grano. Sin embargo, no exporta, la impresión que da no es ligera, y se obtiene un hermoso error en la importación.

  • Bigcontacts
    Tiene muy buena pinta, pero en la versión gratuita sólo es posible manejar 100 contactos. Es una pena, porque permite importar todo tipo de formatos y desde gran variedad de orígenes web.

  • Zexer
    La impresión inicial también es muy buena, sin embargo, la primera en la frente: no permite importar los contactos desde distintos formatos.

  • Unik
    Es muy buena alternativa, sin embargo, obliga a avisar a todos tus contactos de que te has dado de alta en Unik! No es necesario llenar de spam a todo el mundo…

4. Descubrimiento: Plaxo es la solución.

Plaxo cubre a la perfección el deseo formulado inicialmente. Lo que nos interesa de él es que es un gestor de contactos online, pero además cuenta con un calendario, notas y muchas más utilidades que habitualmente existen en los gestores de correo, ya sean de escritorio o web. La gracia es que sincroniza todos los datos con todos los puntos que sean necesarios. Si  son creados desde Microsoft Outlook, Outlook Express, Thunderbird o Mac OS X (o móvil), hay que instalarse un pequeño plugin. Si, por otro lado, se trata de puntos de sincronización creados desde Hotmail, Gmail o Yahoo, basta con aportar los datos de acceso a dichos servicios en cada caso. Con esta herramienta, tenemos una libreta de direcciones online, que a su vez está sincronizada con tantos orígenes de correos electrónicos quieras tener.

Bondades:

  • Analiza los contactos de tus correos para ayudarte a elaborar una lista de contactos y que ninguno se te escape. Puedes filtrar por el número de veces que has intercambiado correo, entre otros filtros disponibles.
  • Importa desde los gestores de escritorio y webmails más comunes.
  • Sincroniza con todas las fuentes establecidas automáticamente y de forma instantánea. En el caso de los webmails hay que iniciar el proceso de forma manual, desde el portal web. Para los gestores de escritorio, la actualización es transparente al usuario.
  • En la versión de pago, también permite sincronizar los contactos con redes sociales de actualidad como LinkedIn. Además, está abierta a last.fm o youtube en cuanto a la lista de eventos de tus contactos, algo novedoso desde el punto de vista de redes sociales.
  • Cuando uno de tus contactos modifica alguno de sus datos de contacto, te llega una notificación, al igual que si se acerca un cumpleaños de alguien o una cita en la agenda.
  • Plaxo exporta los datos a múltiples formatos como CSV o VCF. Si no se hiciera, se podría ver como un problema inicialmente, pero como está sincronizado con todos los puntos que se deseen, se podría exportar un fichero desde cualquiera de estos puntos. Además, exportar los datos sería con la finalidad de importarlo en otro lugar, pero esto no es necesario porque la importación la está haciendo Plaxo por tí por detrás en cada actualización, informándote de los errores que pudiera haber.
  • Está en múltiples idiomas.

Pegas (siempre debe haber algo que mejorar…):

  • Gestiona duplicados de forma sencilla. Para ello se basa en la funcionalidad que tiene Outlook. Para realizarlo a partir de los datos online, hay que adquirir la versión premium, que se llama Plaxo Pulse.
  • Es necesario instalarse un plugin. Debido a esto, puede haber problemas de permisos si estamos en el trabajo, por ejemplo.
  • No sincroniza con Opera u otros gestores de correo menos comunes.
  • Los plugins sólo son para Windows.
  • Una mejora posible es compartir tus favoritos, por ejemplo sincronizando también con delicious o con los propios favoritos del navegador del usuario, importando los datos de forma automática al igual que ya hace con los contactos.

Estas pegas no son demasiado graves, y con la versión básica gratuita se cubre de sobra el deseo inicial. Con lo que, os lo recomiendo encarecidamente. Todo sea por promover un poco de orden online entre borregos.

Read Full Post »

Una de las muchas estaciones de Metro de Paris, diseñada por Hector Guimard Un tema del que muchos borregos no nos podemos librar diariamente es el de los atascos y las aglomeraciones. El relato es de un día de camino al trabajo, de un trabajador común, en Madrid, pero se puede extrapolar (salvando las diferencias pero compartiendo muchos aspectos) a salidas/vueltas de vacaciones, domingos en el centro comercial y horas punta en general. ¿Coche, moto, autobús, metro, cercanías, taxi, o una combinación? ¿Qué es más importante, el coste del medio de
transporte o el tiempo empleado en el trayecto? Las conclusiones son previsibles, pero los razonamientos son cuanto menos, graciosos.

Comienza la historia7:30 am. Suena el despertador. Piensas que quizás si te levantas antes hoy, en lugar de remolonear como es habitual, quizás el metro esté menos petado. Ya no pides ir sentado leyendo, eso es un lujo. Con ir apoyado en la pared para leer algo de forma estable, sin tener un codo al lado de tu oreja, es más que suficiente. Pero no, el metro está igual de lleno. —¿Y si pudiera ir a trabajar a las 10, estaría igual de lleno? Mi jefe se mearía de la risa si se lo propongo, y además, luego llegaría a las tantas a casa—. Así que lo asumes: es lo que hay. Y por lo visto no eres el único borrego sufridor que emplea un par de horitas al día en transporte para ir a trabajar. Así que hay que buscar la mejor opción. Haces los cálculos suponiendo que no te cambias de casa y tampoco de trabajo, teniendo que hacer 10 trayectos a la semana, 2 al día, 220 días laborables al año. El trayecto son 27 kilómetros. Éstos son los resultados, por trayecto:

Transporte privado

Metro

Cercanías

Autobús (EMT(*))

Combinación

Tiempo 25-35 min.
Estimado: 1, 2, 3, 4, 5
50-60 min
(empírico, estimado)

No es posible hacer
sólo cercanías

82 min. (estimado) 50-57 min.
(empírico, estimado)
Coste 4,1€ (ver aspectos coche y alternativas) Normal: 1€
Abono 10: 0,64€
Normal: 1,10€
Abono 10: 0,59€
Abono mensual: 0,48€
Normal: 1€
Abono 10: 0,64€
Abono MBC(**), al mes: 0,92€
Abono MBC, al año: 0,85€
Índice
TC (***) 

0,010

0,031

0,019

0,024

(*) EMT significa Empresa Municipal de Transportes (Madrid)

(**) MBC es una abreviatura que me he inventado de Metro-Bus-Cercanías, conocido generalmente como abono transporte.

(***) El índice TC (tiempo-coste) indica que la mejor opción es inversamente proporcional al tiempo empleado y al coste del desplazamiento. El índice mayor es la mejor combinación de transporte en cuanto a estos dos factores. En un modelo más completo debería incluirse algún factor de contaminación.

Fórmula del Indice Tiempo-Coste: el mejor indice es aquel que contempla la combinación de tiempo y coste por trayecto menores

 

Aspectos sobre un coche nuevo

  • Supuestos: dejamos las revisiones del coche y sus importes. Al igual que tampoco se tiene en cuenta que el coche se utiliza también el fin de semana y para hacer viajes. Se extreman los cálculos y se traslada todo a precio por trayecto al trabajo.
  • El coche elegido cuesta 7800€, como referencia, un Dacia Logan básico. Sin embargo, podría ser un Fiat Seicento, Chevrolet Matiz o Kia Picanto, que tienen precios similares. La mensualidad es de 123€, pero si se paga al contado, suponiendo 10 años de uso como referencia para amortizar los gastos, corresponde a 65€/mes, contando que cada mes son 20 días de trabajo. Con los 2 trayectos diarios, el importe por trayecto se queda en 65/20/2=1,625€/trayecto.
  • El impuesto de circulación (artículo 95 del Real Decreto 2/2004 de 5 marzo 2004. BOE núm. 59 de 9 marzo 2004) se calcula en función de los caballos fiscales, (anexo V del Real Decreto 2822/98, de 23 de diciembre). Se puede consultar esta lista por modelos para no tener que hacer la cuenta, pero básicamente depende de la cilindrada. Según el modelo seleccionado, le corresponden 11 Caballos fiscales, 34€/año, que son 34/220/2=0,078€/trayecto.
  • Impuesto matriculación. Podemos utilizar esta calculadora. El precio oscila (Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte) entre 7 y 12% del precio del coche, pero por cilindrada (1390 c.c.) nos corresponde 7%. Como se paga una sola vez en los 10 años, el total es: 780/10/220/2=0,177€/trayecto
  • Carburante. Ponemos 6,9litros/100km. Cada día, 27km/trayecto, así que se gastan 1,35 litros por trayecto, a 1,1€ el litro de gasolina: 1,485€/trayecto.
  • Seguro del coche. Poniendo sólo a terceros básico e indicando que tu cónyuge también tiene seguro (si no, sube 200 euros más), son 326€ anuales. Así que, 326/220/2=0,74€/trayecto.

Precios para un seguro del coche según cobertura

 

Alternativas de transporte privado

  • Coche de segunda mano. Los precios ya los hemos tomado bastante bajos para poder hacer una estimación. De todas formas, los precios son similares.
  • Coche Km0. Los precios no son más baratos de por sí para los modelos seleccionados.
  • Coche eléctrico: 12000€. Cargar la batería cuesta 1€ y tiene una autonomía de 80 km, con una velocidad máxima de 70 km/h. ¿Demasiado moderno? De todas formas, dicen que el petróleo se acabará en 2040. Este tema da mucho campo para otro post aparte, que seguramente ya estará en camino en La tierra tiene fiebre.
  • Coche de hidrógeno. Se estima que en el 2012 será común, y que quizás será más barato que en la actualidad. Además, el hidrógeno es ilimitado y quizás cueste poco llenar el depósito.
  • Coche híbrido. El Toyota Prius cuesta 26000€, pero sólo consume 4 litros a los 100 km. Se descarta porque triplica el precio del coche aunque el consumo es menor. Aquí se pueden ver los coches con menor consumo del mercado.
  • Alquilar un coche: aprox. 30€ al día, 15€/trayecto.
  • Taxi: 25€/trayecto, contando con un poco de tráfico.
  • ¿Y si se comparte coche? Ya existen webs para compartir coche, al igual que las hay para compartir piso. No es una mala opción, y ya hay en muchos lugares de España, sobre todo en Cataluña. Es una opción bastante interesante y muy buena idea.
  • Moto. Sale mejor de precio y posiblemente sería una solución intermedia, pero se descarta por la sensación de desprotección a partir de cierta velocidad en una autovía o vía grande.
  • Alquilar una moto. No sale mucho más barato que alquilar un coche.
  • Bici. Sería lo mejor, lo más barato, lo más ecológico, y más o menos se tardaría una horita como mucho, a buen ritmo. Eso sí, ya no haría falta apuntarse al gimnasio… Pero no es posible, porque la ciudad no está preparada para ello. Si se trata de circular por las vías directamente, aunque dicen que es más seguro, la sensación de desprotección también es importante.

 

Conclusiones (siempre en términos del índice TC) (****)

  • Para hacer la mitad de tiempo en el trayecto (en coche), hay que gastarse 6,41 veces más de dinero, respecto al trayecto en 50 minutos del metro.
  • Ir en coche cuesta lo mismo que tardar en metro o autobús 156,25 minutos (más de dos horas y media!).
  • ¿Cuánto debería valer el coche para que fuera igual de rentable que el metro? Los resultados son que el precio es negativo, con lo que ir en metro a trabajar equivale a que te paguen un coche de 7457€ para ir a trabajar.
  • Si pagara el metro al mismo precio que el coche por trayecto (4,1€), llegaría en 8 minutos a trabajar.
  • El coste mensual por ir en coche al trabajo es de 164€/mes, que es perfectamente asumible.
  • Si hay que gastar dos horas al día par ir a trabajar, vivir a las afueras de la gran ciudad comienza a ser una opción interesante. Te tragas el atasco, pero a priori vives con más silencio, con más tranquilidad, sin tantos atascos, y una vivienda es más barata. Vivir en una ciudad vecina, como Ávila, Segovia, Guadalajara o Alcalá de Henares no es tan descabellado. El AVE llegará a Valladolid a finales de año y convierte a la ciudad en una ciudad dormitorio. El trayecto es de 50 minutos y costará 22€/trayecto, contando un 20% de descuento en ida y vuelta, aunque tendrán que sacar varios tipos de abonos para abarcar varios tipos de usuarios.
  • Tardar en coche lo mismo que en el metro, sacrificando el tiempo a costa del dinero, costaría 2€/trayecto. Esto equivale a que te regalen 1358€ para gastar en desplazamiento en coche. Sin embargo, la realidad dice que si tardas más, gastas más combustible.
  • El coche saldría gratuito cuando el coste fuera de 2,303€/trayecto. A ese precio, en metro llegaríamos en 14 minutos, mientras que en coche tardaríamos ni más ni menos que 43 minutos. ¿Estarías dispuesto a pagar algo más de dos euros por trayecto para ir al trabajo en 43 minutos en un coche gratuito? Empiezo a ver factible que las empresas regalen coches a sus empleados para desplazamiento.
  • Al mes, para igualar al coste que supone tener un coche, puedes permitirte el lujo de hacer 5 trayectos en taxi al trabajo, mientras el resto de días te muevas en metro.
  • Tardar diez minutos en coche costaría 10€ y sería la mejor opción coste—tiempo (a 162km/h), aunque la realidad dice que por mucho que pagues, el atasco lo impide.
  • En metro, tardar 10 minutos únicamente costaría 3,2€. La mejor opción en este caso es pagar 5,6€ tardando sólo 5,6 minutos.
  • ¿Cuándo es rentable un taxi frente a un coche? Siempre que quieras tardar menos de 4 minutos (el taxi iría a 405km/h!), es decir nunca.
  • ¿Y un coche de alquiler? Cuando se quiera tardar menos de 6,7 minutos (el coche iría a 242km/h!).
  • El metro es la mejor opción, sin duda alguna: A igual tiempo, mayor coste para el coche. A igual coste, mayor tiempo para el coche. Los problemas son las aglomeraciones y las posibles averías (retrasos), pero a cambio puedes leer y no tienes que estar pendiente de lo que hacen los demás, aunque puede ser interesante, o al menos llamativo.

(****) Las fórmulas para hacer los razonamientos, tras las consideraciones anteriores son (simplificadas):

Fórmula del coste de un trayecto en metro en función del tiempo que se emplea en hacerlo

Fórmula del coste por trayecto en coche en función del tiempo que se emplea en hacerlo

Fórmula para calcular el precio del coche en función del tiempo de desplazamiento, con las condiciones dadas

Gráfica que relaciona las funciones de Coste-Tiempo de Desplazamiento para coche y metro

La historia ha terminado

Read Full Post »

Mira el reverso de tu tarjeta… Otro tema que sufrimos todos como borregos: los servicios de atención al cliente de los bancos. No necesitamos seguir padeciendo… al menos pagando, que no es poco. El relato es de un banco de los denominados online, pero la moraleja se puede extender a todos los centros de atención al cliente, ya que todos tienen un número de fuera de la red inteligente. Merece la pena. Gracias Mardito por la extensa lista.

Comienza la historiaVes en la tele una cuenta corriente con un 4% de interés. Cuando llega tu mujer a casa, le planteas que es posible cambiar la domiciliación de los recibos y la nómina a esta cuenta nueva, que te regala además una tarjeta de crédito. Todo ilusionado, llamas al 902/901 que indican en la publicidad (llamada nº1). En una semana tienes los papeles en casa para rellenar. Tienes alguna duda, y quieres resolverla antes de firmar todo (llamada nº2). Pasan los días y no llega nada. Con la curiosidad de saber si algo hiciste mal, vuelves a llamar (llamada nº3) para ver si tienen mal tu dirección o algo. Por lo visto, Correos tiene la culpa de que no te haya llegado la tarjeta. Tócate. —Si es que Correos… anda, si es la excusa que siempre se pone, pringao! Para otra vez le pido el localizador de envío para ver dónde está mi carta—. Nada, a esperar si llega. Pasa el tiempo y nada. Otro día más… y ahí está. Menos mal. Ahora tengo que activar la tarjeta y dar de alta el servicio de banca telefónica (llamada nº4). —Ya podemos pagar, cariño, es que estas cosas son así…— Pero… y lo de online? Te metes en la página web, ves que hace falta el pin del cajero para activar las operaciones en la ‘oficina virtual’. —Cariño, no ha llegado nada, verdad?— Esperas unos días para ver si es que estaba de camino. Al final, llamas de nuevo para ver qué ha pasado (llamada nº5). Tras otros pocos días más, ahí está el dichoso pin. Todo tuyo, ya está todo arreglado. Seguro? La sensación es algo extraña.

(varios meses después)

A lo largo de la vida de la tarjeta y su cuenta asociada, has hecho transferencias que quieres comprobar cuando no hay internet, has contratado productos cuyo extracto no aparece por defecto en la web (como depósitos o tarjetas de crédito), has cancelado recibos, has operado por teléfono porque no tenías ordenador, te has informado de un producto porque con la web no te queda claro, etc, etc. Esto ha vuelto a ocasionar una llamada al 902/901. Con lo cual, además de tener un problema, debes pagar por tenerlo. —Pero bueno… al menos te lo solucionan— De eso nada. Un día, te da por inspeccionar la parte de atrás de una de tus tarjetas, y ves que contiene dos números de teléfono. El 902/901 que ya casi te sabes de memoria, y… uno para el extranjero, con prefijo de Madrid. —Cuando llame la próxima vez, llamo a éste—. Llegado el día, marcas el 91, como si estuvieras fuera de España, pero desde tu fijo de casa, sí, ese con el que las llamadas nacionales a fijos te salen gratis. Al ver que todo va bien y no han detectado tu intención, eres capaz de explicarle a la chica tu problema, tranquilamente, sin ponerte nervioso. —Espere un momento, no se retire, por favor—. Nada, ni eso es capaz de enervarte. Es otro mundo. Ahora, llamar al banco para que te arreglen algo puede salirte gratis, y también puede evitarte la cara de panolis al pagar 3 euros por una dichosa consulta.

La historia ha terminado

Read Full Post »

Cuidado con lo que tocas… Para alternar entre temas extensos, intercalaremos temas más ligeros, situaciones, indignaciones… para dar vida al blog a la vez que se da tiempo a preparar los desborregamientos de temas anteriores (si es posible al final encontrar argumentos, si no, quedarán sin desborregar muy a nuestro pesar). Esta vez, algo que todos habréis vivido en alguna ocasión: la suciedad en los baños públicos es realmente indignante. Poco hay que
desborregar aquí, pero todos la sufrimos como buenos borregos. Aviso de que puede herir vuestra sensibilidad en algún momento, pero es la vida misma… En este caso, vamos a generalizar.

Comienza la historiaLas dos de la mañana. Después de salir del restaurante, te has metido con todos en El Cañaveral, a bailar un poco. Pero se te ha olvidado mear y estás que revientas, ¡qué bueno estaba el riberita! Te acercas al baño, que está al fondo. Después de pasar por la fila de chicas que esperan su turno, como siempre, entras en el de chicos. Nunca meas en los de pared, porque te da cosa, porque salpica y te pringas con lo del anterior. Y ves sus pelos más de cerca. ¡Y a saber qué tenía el tío! Aunque eso de apuntar a la mosca es divertido… Abres la puerta donde se encuentra la taza, asquerosa, como siempre. Tratas de cerrar la puerta, sin poder evitar rozar la taza con el pantalón, porque el sitio precisamente no sobra. Levantas la taza con el pie. Fallo. Segundo intento: ya está arriba, ya puedes soltar toda tu carga, para unirse con el resto de deshechos que se adivinan ahí dentro. Tu chorro cae haciendo un arco, salpicando con fuerza, como hicieron antes todos los demás. Las paredes, sucias, con garabatos, graffitis, con manchas de naturaleza indefinida y color sospechoso. Signos fálicos, insultos, fechas, números de teléfono, nombres. El olor, nauseabundo. Tus suelas de los zapatos, bien impregnadas de los restos de los que ahora bailan fuera. Sí, para luego pisar bien la alfombra de casa. A los ácaros seguro que les da igual, pero ya tiende a gris por mucho que se lave. Tu bienestar aumenta a medida que te vacías. Los bichos del anuncio de Harpic están relamiéndose, se les hace la boca agua, casi eres capaz de verlos asomando su cabecita verde con cara de salidos. Esto es un semillero. Te subes la bragueta y buscas la forma de tirar de la cadena. Crees que eres el primero en mucho tiempo que va a hacerlo. Después, inclinándote sobre el conocido señor Roca, como al entrar, tratas de abrir la puerta para salir. Sí que han aprovechado el sitio, ¡vaya! Otro roce, que nos regala cariñosamente otra mancha bien nutrida para el vaquero. Piensas que allí sería imposible hacer aguas mayores, por el espacio, por la suciedad… y por el chof… uyuyuyuyuy, alarma! Y de repente, piensas que las chicas son muy valientes, muy valientes. Qué fácil lo tenemos y qué atrevidas son ellas. O eso, o el baño de chicas está más limpio por no tener que apuntar. Para otro día me cuelo, pero anda, que con tal de no esperar esa cola y que además te miren mal… Tratas de lavarte las manos, pensando en que Torrente era muy sabio (me ha costado decir esto) y que tenías que haberlo hecho antes de entrar, aunque sea por razones diferentes a las suyas. Y es que has tocado varios pomos de puertas antes de evacuar. Y casi otros tantos después, aparte de tirar de la cadena. Te das cuenta de que todo el mundo (de entre los que se lavan las manos, que esa es otra) ha tocado el pulsador del grifo después de desalojar, con lo que la concentración de bichitos y suciedad de origen púbico (como poco) también allí se multiplica. Menos mal que tocas el botón del único secador que hay con el codo. Así no coges microorganismos en tus manos recién lavadas, pero… piensas que ¡ahora mismo los tienes en el codo! ¡Por qué no habrán puesto de esos modernos que se activan solos! El último obstáculo es la puerta de fuera. Otras veces está abierta, otras entornada, lista para que la muevas con el pie, otras es de ambos sentidos… Hoy está cerrada. Y es de las de para adentro. Esperas a ver si abre alguien. Te va a tocar hacerlo si quieres dejar de oler aquello por fin. Vámonos. Tu mano sucia, hermanada con las manos de los que te rodean. Ahmmmm, y qué bien huele el humo del tabaco. ¡Qué rico! ¡Nunca te hubieras imaginado que apestar a humo sería tan delicioso!

La historia ha terminado

Read Full Post »