Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘consumo’

Satan Claus nos requiere para demostrar a nuestros seres queridos nuestro amor con dinero La Navidad en la religión cristiana recuerda el nacimiento de Jesús en Belén. En la religión consumista se recuerda insistentemente y por todos los medios que como Jesús ha nacido y vienen los Reyes a verle, el mortal debe rascarse el bolsillo un poco más todavía para finalizar el año. Los reyes, el papá noel, el tió catalán, el amigo invisible y todos los personajes de esta época del año, todos vienen al pe$ebre de nuestros bolsillos sin que puedas evitarlo fácilmente, tal y como nos indica Satan Claus en la imagen: “quiero que gastes mucho para demostrar que amas a tu familia“. En esta secta, a la que pertenecemos la mayoría, el individuo es
libre de comprar en un principio, pero la presión social limita su libertad, de forma que si regalas cosas a los que te rodean, consigues pasar unas buenas fiestas. Porque es lo que hay que hacer. Porque es lo que hace todo el mundo. Porque es muy triste si no se hace, si no se está con tus seres queridos y no les demuestras tu cariño y admiración con tu bolsillo más ligero. Porque es Navidad. Aunque no necesiten esos regalos y la mitad de ellos no recuerde el año siguiente qué les regalaste.

Uy, pero con regalar cosas no basta. Un buen creyente debe cebarse cuando se junta con la familia, emborracharse cuando sale con los amigos y debe exigir en sus numerosos banquetes un abundante menú del que luego ha de tirarse la mitad para demostrar que la fiesta ha sido bien celebrada. Si no, es muy triste la Navidad. Pero lo más triste es que la Navidad la hacemos todos y cada uno de nosotros, año tras año. Pero, si fueramos menos borregos y más responsables a nivel individual, ¿cambiaría algo? ¿O es que por la cultura de los tiempos en los que nos ha tocado vivir, tenemos que acatarlo y participar sin rechistar? No es un asunto sencillo, pero desde luego dista un abismo de la idea inicial.

Read Full Post »

Botellón entre amigos Dando un paso más en uno de los temas más amplios de los propuestos hasta ahora, “la juventud, la familia y la sociedad“, he encontrado un artículo publicado en deusto en el cual se hace un estudio de la relación que existe entre jóvenes drogodependientes y la unidad familiar. Y es que parece que es más probable que si en el seno familiar existen problemas, el chaval se aproxime a estos malos hábitos. No habla de más factores, pero estoy seguro de que es un fenómeno mucho más complejo, aunque identifica esta razón como de peso.

También he encontrado que Izquierda Unida está a favor de los botellones organizados para jóvenes, con contenedores, baños públicos y zonas reservadas, frente a lo cual, una gran mayoría está a favor según esta encuesta. Lo cierto es que muchos problemas como el ruido y la suciedad estarían controlados, mejorando también el precio para los consumidores y, sorprendentemente a la vez, la calidad de las bebidas. Pero, ¿no habría que atacar a la raíz del problema mostrando los efectos que produce en el cuerpo el consumo habitual y prolongado (esto lo abordaremos con mucha más profundidad)? A todos nos gusta la fiesta, pero se puede confundir una cosa con la otra, pudiendo llegar a no pasar sin la dosis semanal. No hay que pasarse el día en casa para no beber como hacen todos como hábito, o aburrirse. Es que sé que parece que si no sales de fiesta un sábado, no has salido, no has aprovechado el tiempo. Eso lo hemos vivido todos. Pero hay muchas alternativas, pero que sólo se ven cuando llegas a ver que no lo necesitas y que estás mejor sin ello, aunque de vez en cuando haya que reunir a tus amigos para hacer cualquier celebración. Quizás si el presupuesto de la noche blanca de Madrid se distribuyera más homogéneamente a lo largo del año, no se vería como algo excepcional dedicar un sábado a hacer algo distinto a lo de todo el mundo.

 Es otro tema muy complejo de los muchos referidos de sopetón en el primer post, pero a lo que voy es que la gente lo hace, muchas veces, porque es algo aceptado socialmente, porque los demás lo hacen, sin que se piense, por inercia, una vez más, como borregos. Y no es ninguna bobada, en este gráfico se muestra el consumo de drogas entre 14 y 18 años en Europa el año pasado, y el alcohol es algo de lo más normal: más de la mitad de los encuestados consumió alcohol en los últimos 30 días. Pero es que un porrete, un cigarrito, un tripi, quizás una rallita, luego un… Yo me alarmo, aunque también desconfío un poco de las fuentes de las estadísticas en general, porque pueden ser parciales o partidistas. Lo que está claro es que hay muchos intereses también por detrás, y España es conocida por la fiesta, y también por ser el segundo país de la UE que tiene más bares por habitante (1 por cada 129 personas), sólo superado por Chipre.

La vida está para disfrutarla, pero cada uno tiene que encontrar dónde está su bienestar, su objetivo en la vida, lo que realmente le gusta, su ilusión por despertarse cada día. Y normalmente cuando se alcanza, es más gratificante que ser dependiente de algo, y más si te lo impone la sociedad y lo incorporas a tu vida sin pensar la razón.

Comienza la historiaCaminante, no hay camino, se hace camino al andar…La historia ha terminado

Letra: Antonio Machado.

 Música: J. M. Serrat.

Read Full Post »