Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘teléfono’

Mira el reverso de tu tarjeta… Otro tema que sufrimos todos como borregos: los servicios de atención al cliente de los bancos. No necesitamos seguir padeciendo… al menos pagando, que no es poco. El relato es de un banco de los denominados online, pero la moraleja se puede extender a todos los centros de atención al cliente, ya que todos tienen un número de fuera de la red inteligente. Merece la pena. Gracias Mardito por la extensa lista.

Comienza la historiaVes en la tele una cuenta corriente con un 4% de interés. Cuando llega tu mujer a casa, le planteas que es posible cambiar la domiciliación de los recibos y la nómina a esta cuenta nueva, que te regala además una tarjeta de crédito. Todo ilusionado, llamas al 902/901 que indican en la publicidad (llamada nº1). En una semana tienes los papeles en casa para rellenar. Tienes alguna duda, y quieres resolverla antes de firmar todo (llamada nº2). Pasan los días y no llega nada. Con la curiosidad de saber si algo hiciste mal, vuelves a llamar (llamada nº3) para ver si tienen mal tu dirección o algo. Por lo visto, Correos tiene la culpa de que no te haya llegado la tarjeta. Tócate. —Si es que Correos… anda, si es la excusa que siempre se pone, pringao! Para otra vez le pido el localizador de envío para ver dónde está mi carta—. Nada, a esperar si llega. Pasa el tiempo y nada. Otro día más… y ahí está. Menos mal. Ahora tengo que activar la tarjeta y dar de alta el servicio de banca telefónica (llamada nº4). —Ya podemos pagar, cariño, es que estas cosas son así…— Pero… y lo de online? Te metes en la página web, ves que hace falta el pin del cajero para activar las operaciones en la ‘oficina virtual’. —Cariño, no ha llegado nada, verdad?— Esperas unos días para ver si es que estaba de camino. Al final, llamas de nuevo para ver qué ha pasado (llamada nº5). Tras otros pocos días más, ahí está el dichoso pin. Todo tuyo, ya está todo arreglado. Seguro? La sensación es algo extraña.

(varios meses después)

A lo largo de la vida de la tarjeta y su cuenta asociada, has hecho transferencias que quieres comprobar cuando no hay internet, has contratado productos cuyo extracto no aparece por defecto en la web (como depósitos o tarjetas de crédito), has cancelado recibos, has operado por teléfono porque no tenías ordenador, te has informado de un producto porque con la web no te queda claro, etc, etc. Esto ha vuelto a ocasionar una llamada al 902/901. Con lo cual, además de tener un problema, debes pagar por tenerlo. —Pero bueno… al menos te lo solucionan— De eso nada. Un día, te da por inspeccionar la parte de atrás de una de tus tarjetas, y ves que contiene dos números de teléfono. El 902/901 que ya casi te sabes de memoria, y… uno para el extranjero, con prefijo de Madrid. —Cuando llame la próxima vez, llamo a éste—. Llegado el día, marcas el 91, como si estuvieras fuera de España, pero desde tu fijo de casa, sí, ese con el que las llamadas nacionales a fijos te salen gratis. Al ver que todo va bien y no han detectado tu intención, eres capaz de explicarle a la chica tu problema, tranquilamente, sin ponerte nervioso. —Espere un momento, no se retire, por favor—. Nada, ni eso es capaz de enervarte. Es otro mundo. Ahora, llamar al banco para que te arreglen algo puede salirte gratis, y también puede evitarte la cara de panolis al pagar 3 euros por una dichosa consulta.

La historia ha terminado

Read Full Post »